El relato que rompe España

A pocos días de que se celebre -o no-, el referéndum sobre la independencia de Cataluña, resulta imposible negar la trascendental importancia del fantásticamente bien elaborado relato del sector independentista catalán.

Sin duda, las desacertadas estrategias políticas adoptadas por unos y otros en los últimos años, los problemas con la financiación o el arraigo histórico del sentimiento nacionalista en ese territorio han sido el caldo de cultivo que ha conducido a la situación actual. Pero estas cuestiones macro no suelen afectar tanto a la población como para que un 44% respalde el procés[1].

ENCUESTA CATALUNYA

Por muy egoísta que suene, los datos confirman que sólo las cuestiones que afectan al ámbito personal son capaces de mover el voto: el desempleo, la sanidad, la seguridad…orillando cuestiones como el medioambiente, la inmigración, o los conflictos internacionales. No es egoísmo, es simplemente la naturaleza humana. 

Los partidos nacionalistas catalanes, tuvieron muy claro desde casi los inicios de la etapa democrática, la estrategia para mantenerse en el poder. El partido mayoritario (CIU) supo crear un relato catalanista, muy creíble, sólido, pero a la vez sencillo de entender, que hasta ahora les permitió revalidar mayorías al lograr importantísimos acuerdos con el gobierno nacional.

¿Cómo se construye?

Ya contamos en otra entrada los distintos pasos a tomar para diseñar un buen storytelling. Llevado al caso catalán, se utilizaron gran número de herramientas a lo largo de los últimos veinte años:

  • Elaboración de un buen argumentario de agravios:
    • Corredor mediterráneo
    • El “espolio fiscal”.
    • Incremento del bienestar a través de la propia determinación de las inversiones (educación, organismos propios, división territorial, infraestructuras… etc.)
    • Lo habitual de la configuración de nuevos estados en Europa. Se insiste en que desde 1990 han nacido quince nuevos estados en este continente.
    • “La españolización de los niños y niñas catalanas”, sugerida por el exministro de Educación y Cultura, José Ignacio Wert.
    • La anulación del Estatut aprobado en 2006.
    • Y un largo etcétera.
  • Difusión mediática masiva, a través de los medios de comunicación públicos de todos estos argumentos de forma constante.
  • Soporte técnico. Financiación de estudios, informes y publicaciones realizados por distintas Universidades e instituciones diversas que avalan su posición.
  • Fijación de valores que apelen al sentimiento identitario: Soberanía = Dignidad. Apelar a los 40 años de dictadura en los que la lengua y cultura catalanas fueron prohibidas.
  • Búsqueda de aliados. Obviamente, debe tratarse de apoyos internacionales de ahí que se decidiese crear una red de oficinas en el extranjero – que finalmente no se pudo llevar a efecto- o más recientemente contratar los servicios de un Lobby americano que consiguió el respaldo de Jualian Assange en redes sociales. Visitas a instituciones europeas, Universidades de prestigio internacional…

La raíz del éxito

Pero lo que asegura el éxito de esta estrategia bien diseñada, sopesada y puesta en práctica durante varios lustros ha sido la falta absoluta de reacción por la otra parte, más allá de recurrir a la Constitución y el ordenamiento jurídico vigente. Y eso vale cero, cuando a lo que se apela desde el independentismo es a lo emotivo – dignidad, diversidad, defensa de lo propio- y a lo personal – incremento de los niveles de riqueza y de bienestar-.

Aunque finalmente impere la ley y no se lleve a efecto el referéndum, la falta de inteligencia -al menos en lo que corresponde a comunicación estratégica- de quienes defienden la continuidad del estado español tal y como refleja la Constitución, ha ocasionado una fractura cuyas consecuencias se nos escapan. 

[1] Datos obtenidos de Metroscopia http://metroscopia.org/los-catalanes-y-el-proceso-independentista/

 

3 comentarios en “El relato que rompe España

  1. Ya, pero quizá para que el discurso pueda calar hace falta además de pasividad un estado que realmente expolie fiscalmente ( aunque las cifras no sean exactamente las que los independentistas dicen), que niegue año tras año un corredor mediterráneo y financiar otras infraestructuras prometidas por Fomento, que realmente existieron esos años de represión cultural y lingüística, y un largo etcétera de agravios indiscutibles que forman parte de la historia y de la relación de España con Cataluña.

    Es más, lejos de ser simplemente pasivo, el gobierno y los medios de comunicación se han encargado de insultar todo aquel que no fuera y unionista. NaZionalistas,… creo que todos sabemos de qué hablamos.

    Sí uno está bien en una relación o un trabajo no se va porque sí. Hace falta una degradación previa. La impresión que da el artículo es de que se ha vendido un concepto inexistente coma y no lo es. Por otro lado no discuto lo acertado del mismo: así es exactamente como el independentismo ha encontrado su baza.

    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s