¿QUIÉN NOS DEFIENDE?

Mi propuesta es que ese cerebro colectivo compartimente el lobby en un lugar diferente al de la causa que representa.